miércoles, 17 de diciembre de 2008

REVERON Y YO






  Reverón y yo





  a propósito del cataclismo

  JOSE MIGUEL AVILAN PALACIOS
  ARQUITECTO 







Reverón fue uno de los que allá en el cielo también perdió su casa,junto a Juanita su eterna compañera.Quizás Reverón nos enseña a través de “ El Castillete”de Macuto, realizado con sus propias manos , las mismas piedras del lugar y su actitud ante la vida, bajo esta luz de sol y luna del Caribe, como vivir y como construir con lo esencial todo el paisaje de la marina hoy borrado del litoral pero no de la memoria que siempre inspira ese venezolano ilustre del siglo 20 y ese legendario lugar.












Como muchos de mi generación,no conocí personalmente a Armando Reverón,es tan difícil conocerse a veces a uno mismo...,imagínense lo difícil y atrevido que es cumplir con éxito este ejercicio en el cual me he comprometido.










Con la seguridad que me inspiran Dios y el mismo Reverón , se me iluminan la imaginación y el sentimiento para contar mi verdadera historia particular de aproximación en el tiempo,al lugar, la obra y al espíritu de ese gran genio de nuestro arte moderno .







Tal vez Reverón y yo nos cruzamos en el año de 1954 cuando su alma partía a la patria de la eternidad de donde vienen y van los artistas,y cuando mi alma llegaba a ver la luz reveroniana de esta tierra de gracia .













Otro que voló ese mismo año fue Matisse ,alma muy afín a mi por su alegre colorido.Recuerdo una estadía ,guardada en mi memoria de niño en blanco y negro, de unas vacaciones en Macuto,era como de tres años ,y lo que veía eran un pedregal y el estallido de las olas .













Como pueden ver nací pintor,aunque comencé realmente mi oficio con seriedad en un kinder garden del barrio alemán de Nueva York , donde los colores eran el símbolo de la posguerra. Mis pinturas causaron un impacto en mi gran maestro de dibujo y pintura Alfonso Cerezo,a quien debo el camino hacia el arte que tarde o temprano nos lleva a maestros como Reverón y el poder contarles lo inédito de la vida misma.

Con Alfonso mis ojos se abrieron en Nueva York , los museos , los libros y las mil y una fotos de sus infinitos viajes por el mundo me crearon la necesidad y el hábito de ver .


Ya para regresar a Venezuela en Nueva York vi una película de aventura de una familia Robinson, que vivió en una isla como Robinson Crusoe. Luego el tiempo se encargó de hacer el sueño realidad,cuando fui a la bella isla de Tobago ,cerca de Venezuela al Norte de Trinidad.




El viaje de regreso a bordo de un transatlántico fue maravilloso, por eso digo “de Nueva York los transatlánticos”. 






Llegamos a la Guaira puerto donde pintó muchas veces Reverón. 








Recuerdo que mi hermana no quería bajarse del barco ,veía aquello como muy pequeño, una aldea al lado de Nueva York ,yo lo veía como una aventura ,como una vuelta a la naturaleza.











Antes de subir a Caracas fuimos invitados a comer a Las Quince Letras,más tarde ese lugar se volvió una referencia del Castillete de Reverón y hasta hoy por curiosidad logré llegar al significado de las quince letras. 











Fue hasta la secundaria cuando la Profesora María Luisa de Aprea, dama culta , que nos daba Castellano, Literatura y Artística ,quien como una hada madrina me despertó la curiosidad con sus maravillosas clases y ricas palabras ilustradas sobre Reverón. Ella llegó a decirnos que ese hombre vivía como un solitario, acompañado de su compañera Juanita y el mono Pancho. Era como un artista primitivo en Macuto que hacía sus propias pinturas con tierra y materiales del lugar como los pintores rupestres de las cavernas.






Añadir leyenda












Fuimos al museo de Bellas Artes hoy Galería de Arte Nacional , pero para esa época en los sesenta esos cuadros de Reverón no me gustaron, les faltaba color . La pintura de Reverón no la veía ,no es fácil verla y más difícil verla en esa sala permanente de paredes blancas y siempre vacía. Su forma de vida estilo Robinson Crusoe si me excitaba y desataba mi imaginación y fantasía hacia el juego de lo primitivo.









Por eso luego más tarde definí que “el arte es una actitud ante la vida”, fue cuando profundicé más en Reverón y en la vida misma. Entender que lo sencillo no es fácil y que la belleza no está en la riqueza de las cosas.











Reverón se buscó y se encontró a si mismo ,dejando de ser lo que era, para ser el mismo y para ser feliz,cosa que luego conversé y confirmé con Doña Anala de Planchart gran amiga de Reverón. El se desprendió de lo material y la falsedad de la sociedad y buscó la luz hasta ser un iluminado ,un verdadero maestro ,un místico ,un artista de verdad. Yo digo que “el verdadero teatro es la vida misma” todo lo demás es falso .Reverón fue auténtico,un artista en soledad.


















Hoy día en el arte existe mucha falsedad, muchas copias y pocos originales ,reinan vacas sagradas ,inmortales en vida con museo propio que son aves de rapiña .En mis viajes a Europa descubrí que el arte como las palomas y como las gaviotas están en las plazas y en las piedras de las playas .








Por las cosas del destino mi madre y yo elegimos una residencia de playa en Punta Brisas, frente al playón de Macuto,frente al pedregal de mis casi veladas visiones de niño asustado y encandilado,naturalmente , por la luz brillante en las enormes olas ,las palmeras y la montaña,aledañas al Castillete y a las célebres Quince Letras. 











José Miguel Avilán Palacios mirando el horizonte






















Los fines de semana frecuentaba El Castillete. Un guachimán de lo más folklórico que lo abría a veces , me decía -“es que aquí no viene casi nadie”- .Llevé allí a mucha gente amiga que venía de fuera ,un arquitecto paisajista japonés me dijo que le había realizado un sueño.



ver video


Desde las ventanas de nuestra residencia veía los amaneceres,los cambios de luz,los tonos del mar,marrones,blancos, platinados, vibrantes de sol,eran Reverones en vivo y directo,con calor y viento en movimiento,cambiantes hasta los atardeceres rojizos , sepias y las noches de luna llena y estrellas. 







Estar en ese paisaje en contacto con lo que Reverón sentía, veía,pintaba y repetía constantemente según los cambios del tiempo,estados de ánimo, hasta dejar de ser el mismo,fue la mejor cátedra. 





Ya por el año de 1979 se organizó la primera exposición completa de Reverón ,con motivo del 25 aniversario de su muerte ,tenía yo 25 años ya era arquitecto. Desde 1955 no se había presentado la mayor parte de su obra. Gracias al fallecido Don Alfredo Boulton curador de la muestra titulada por él así :“AZUL,SEPIA Y BLANCO” ,Reverón fue considerado como el más grande de los maestros de este siglo. La exposición marcó un hito en el nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y el comienzo de la era de la museología actual.







Reverón sale del sueño,de las paredes vacías del la GAN para unirse a obras de coleccciones privadas en una forma ordenadada cronológicamente y didáctica al acceso del gran público. 





Luego en el centenario de su nacimiento 1889-1989 mi maestro Domingo Álvarez fue el curador y encargado de montar la exposición de la GAN de Caracas y en el Museo de Arte Moderno de Brasilia, proyectado por Oscar Niemeyer apasionado de la obra de Reverón, y continuó su gira por Sao Paulo y Río de Janeiro.





Como vemos Reverón es aún un personaje a seguir estudiando.Aquí no he querido repetir cosas que están en libros sobre él sino las vividas y seguidas desde mi propia óptica y tiempo.



                                           





Como arquitecto admiraba la casa de Reverón, especialmente el caney taller ,de troncos y techo de palmas, con mezanina a doble altura, digno de una exótica luna de miel tropical.









Como ser humano sentí algo mágico en la naturaleza de ese lugar,la energía que se sentía y sobre todo si uno estaba acompañado con una mujer bella, bajo las altas palmeras , contemplando la piedra milagrosa con el perfil de Reverón en la quebrada anexa , pisando descalzo el suelo de tierra y de cemento liso ,con el sabor de las uvas de playa y almendrones afrodisíacos o el asombro de analizar las cosas más sencillas de la casa,como el mueble de cocina que servía de alacena ,construido de cabilla y tela metálica, nunca descrito pero de una funcionalidad propia para las limitaciones y la intemperie del Caribe. 









El Castillete había sido restaurado para el centenario de su nacimiento en 1989 por la arquitecta y amiga María Carlota Ibañez Dominguez quien fue la segunda presidenta para los años 1993/1994 de la Fundación Armando Reverón .


Hoy, cuando el caos de la cuidad inhumana nos devora y la tecnología nos aliena e hipoteca, Reverón es el escape y nos da la salida a las trampas maquiavélicas de los tecnócratas de la globalización que nos impiden ser nosotros mismos,que nos programan infiernos, “ vidas de verdaderas locuras” de fines de un siglo que nos prometía prosperidad y libertad. Siglo del cual Reverón escapó y nos enseña los verdaderos valores de lo esencial, con caminos naturales.

Su vida austera y de entrega es una vida ejemplar, sencilla como debe ser este instante breve que es la vida.Viviendo intensamente e inmortalizando el momento efímero.



 “Haciendo lo máximo con lo mínimo” como decía mi maestro Roberto Burle Marx, en armonía y respeto con este ambiente privilegiado que Dios nos creó para todos los que soñamos y realizamos ,porque es posible el paraíso en este nuevo y gran Mediterráneo que es el Caribe.






Hay muchas vidas y cosas que lamentablemente se perdieron... pero lo que más debemos conservar es la libertad de poder seguir soñando.





Reverón y yo
C derechos reservados josé miguel avilán palacios 1997 / 2000

Bibliografía de referencia:




Avilán Palacios José Miguel , Conversación con Doña Anala de Planchart y Mons. Juan Fco. Hernández Hospital San Juan de Dios , 1993.

Avilán Palacios J. M.,Conversación con la arquitecta María Carlota Ibañez restauradora del Castillete y expresidenta de la Fundación Armando Reverón,1997/2000
Avilán Palacios J.M. , Vivencias , Contemplación ,Meditación y Reflexiones , Macuto, las Quince Letras, El Castillete,el Playón,Cocoteros,Sabor de Besos a Almendrón y Uva de Playa , Ed. Lo inédito de la vida misma, Mediterráneo 1974 / 2000
Boulton Alfredo , Reverón ,Ed. Macanao , Milán 1979.
Jimenez Ariel , Conversación con Alfredo Boulton , Homenaje a Alfredo Boulton ,MACC 1987.


JOSE MIGUEL AVILAN PALACIOS




Nace en 1994 en Caracas y es arquitecto egresado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U.C.V. 1979

Autor y colaborador de varias publicaciones,recientemente : 50 años de la Cámara Venezolana de la Construcción ,Revista CONSTRUIR Nº 1,1993, De la Casa a la Ciudad donde registra su obra pública y privada ( Casas,Bibliotecas,Capillas y Conventos)1974/1995, Breve Historia de la Construcción y Destrucción de Caracas, Revista CIV Nº 369,1998 y La Casa Moderna Latinoamericana (Barragán,Niemeyer y Villanueva) Revista HORIZONTES de AVENSA SERVIVENSA Nº 111 ,2000.




DE LA CASA A LA CIUDAD. by Avilán Palacios, José Miguel (Ed.).




Publisher Information:Aviplan, Caracas, 1995,

b/w plates, plans, ports., bio./chron., bibl., ind., wrps.
Work of Avilán Palacios (b. Venezuela) who was one of the first to combine diverse modern architectural styles to his work during the 1980's. He is noted for his design of the Unidad de Arquitectura del Instituo Autónomo Bilioteca Nacional from 19861986. This book editied by the architect surveys his career until 1995. One of the few references on his work.Size: 21.5 cm. Pages: 69p. Book ID: 43495 ISBN: ISBN: 980-07-2609-8. Quantity: 1
Price: $35.00